La felicidad de los pequeños placeres

La felicidad de los pequeños placeres

 

Placeres de la vida. Un concepto sumamente fácil de comprender pero un regalo difícilmente de concretar. Y es que nuestra vida anda siempre full de time. Pero aprender a reconocernos, en buscar nuestro espacio, en darnos ese motivo de respiro con nosotras mismas es parte de lo esencial para nuestras vidas.

 

Crear momentos y espacios acogedores y de bienestar es nuestro reto con nosotras mismas, una tendencia de estilo de vida para la felicidad y sobre todo para nuestro estado con la naturaleza.

 

Pero ¿Cómo encontrar esos sentimientos de intimidad, de relajación y de libertad?

Trasciende mucho más allá. Regalarse un espacio personal es una actitud. Una actitud de disfrutar los pequeños placeres cotidianos de la vida. Es brindarnos un espacio que se puede encontrar en cualquier lugar, tanto sola, como con nuestros amigos, nuestra familia o simplemente en una taza de café, dentro o fuera de casa, haciendo algo ordinario o extraordinario. Es encender una vela, escuchar tu canción favorita, es abrazar tu almohada hasta dormir. Todo eso es parte de nuestra libertad.

 

 

 

Como ves, regalarse el tiempo de disfrutar sola en el sofá, de mirar por la ventana, de estar  bebiendo una taza de chocolate, mientras leemos una novela o vemos alguna película, es el precio que tenemos  que devolvernos con nuestra vida. Conectarnos con nuestras pasiones es la manera de enfocarnos con las cosas importantes, es un arte, es ser conscientes de cuando regalarnos esos buenos momentos, de crearlos. Es importante que planifiques tu tiempo de trabajo, tu vida y el tiempo que te regalas a ti misma para tus proyectos personales.

 

Es importante que cuides tu hogar, tu entorno personal para que sea de tu agrado. Cuida tu iluminación, cuida la música, pon algunos inciensos, una vela o simplemente utiliza ropa confortable. Prepara tu momento para hacerlos acogedores y especiales para ti. Abre tu casa, ábresela a tu familia, a tus amigos, en una cena, una película, una conversación o simplemente en juegos de mesa.

 

Usa tu tiempo como una herramienta de descubrir y hacer tu vida más feliz, sin tener que cambiar mucho. Es evidente demostrar que quizá no podemos cambiar algunas cosas de nuestro entorno, pero podemos cambiar la manera en cómo en como las vivimos y como nos afectan. Regalarse a uno mismo esos espacios es cuidar de tu salud.

 

 

 

 

Así que aprovecha el tiempo al máximo, disfruta de los días de lluvia y frio, que suelen ser los que menos nos gustan. Aprovéchalos para crear pequeños momentos de placeres en casa. Disfruta de la compañía de tu soledad en tu alcoba, en tu cama, con una taza de café y un buen libro.

 

Reconócete, reconéctate y revive tu espíritu con esos pequeños placeres de la vida, esos que nos ayudan en ver la vida de una manera distinta, la de nuestra vida y nuestro bienestar.

Gracias por dedicarte este espacio para reconfórtate, y aprender un poco más conmigo.

Sigamos celebrando la mejor manera de hacer más fácil tu vida.

 

Si deseas sabes más sobre los pequeños placeres de la vida te invitamos formar parte de nuestra comunidad en facebook y a seguirnos en nuestro instagram.

Conocerte es nuestra mejor opción.

Tratamientos estéticos de última Tecnología.

 

 

 

 

Etiquetado , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escríbenos ahora